Depuragua.net

Depuragua
 

Purificador de agua vs agua embotellada... ¿que es mejor?

E-mail Imprimir PDF

Segun un estudio realizado por cientificos canadienses (Warburton, D.W., J.K. McCormick y B. Bowen) el agua embotellada puede contener más bacterias que el agua del grifo, las cuales se originan antes del envasado, y que después de haberse envasado, éstas se reproducen a concentraciones que podrían representar un riesgo a la salud. Se ha demostrado que las fuentes de agua pueden contener niveles de hasta 105 a 107 UFC/ml.

Algunas empresas utilizan agua potable como fuente principal, y las bacterias que residen en el agua pueden aparecer en el producto final una vez que el agua es procesada. Además, las practicas higiénicas deficientes del personal que participa en el procesamiento del agua, aunado al manejo inadecuado de los envases, dan como resultado un aumento de la población bacteriana en el producto final.

Las fuentes de agua embotellada generalmente contienen una microflora muy variada, que incluye las siguientes especies:

Achromobacter spp., Aeromonas spp.,

Flavobacterium spp., Alcaligens spp.,

Acinetobacter spp., Cytophaga spp., Moraxella

spp., y Pseudomonas spp.

Estas bacterias se encuentran en pequeñas cantidades, pero pueden multiplicarse rápidamente durante el envasado y almacenamiento del agua. Existe mucha controversia sobre el efecto que pueda tener la microflora del agua para consumo humano. La mayoría de estos organismos no son patogénicos en condiciones normales, pero han sido responsables de infecciones oportunistas en pacientes hospitalizados, siendo los de más alto riesgo aquellos con tratamiento de antibióticos e inmunodeprimidos. La presencia de bacterias oportunistas patógenas en agua para consumo esta bien documentada. Slade y colaboradores encontraron que 43% de las muestras de agua embotellada analizadas contenían Aeromonas hydrophila,5 y Warburton y colaboradores mostraron que esta bacteria puede sobrevivir y reproducirse en agua a niveles de 105 UFC/100 ml en agua almacenada.

La presencia de bacterias oportunistas patógenas en agua de consumo humano, representa un problema latente a la población en general. Sin embargo, los más afectados son los inmunodeficientes, recién nacidos y personas de la tercera edad.

Es importante diferenciar el problema principal, ya que los procesos de purificación en sí, no son deficientes, si no el envasado, transporte, mala calidad del manejo y pobres estándares de producción por parte de las empresas; estos han sido las causas de la presencia de bacterias en muestras de agua embotellada. Es decir, si una persona tomara el agua inmediatamente despues de la purificación del agua, seguramente sería mas saludable a tomarla despues de todo el proceso que hay entre la producción y el consumo.  

Este es un factor a favor del purificador de agua que hay que tomar en cuenta al momento de hacer la decisión de compra, ya que se elimina todo el "inter" entre la producción y el consumo. 

Como aprendizaje de estos estudios realizados, se puede decir que el agua embotellada no es tan buena como su publicidad lo dice o su reputación lo avala, y que el simple hecho de que el agua este contenida en un recipiente o que contenga una marca conocida, no significa que sea agua de calidad superior. Para terminar podemos citar al dr. Azam de laboratorios Ccrest: 

"No se espera que el agua embotellada esté totalmente libre de microorganismos, pero el nivel observado en los estudios es sorprendentemente alto … el consumidor asume que si el agua embotellada tiene un precio significa que es más pura y más segura”

Referencias

1. National Resources Defense Council, “Bottled

Water. Pure Drink or Pure Hype?”, NRDC,

Washington, DC, 1998.

2. Warburton, D.W., J.K. McCormick y B. Bowen,

“Survival and recovery of Aeromonas hydrophila

in water: development and methodology for

testing bottled water in Canada”, Canadian Journal

of Microbiology, 40, 145-148, 1994.

3. Gonzalez, C., C. Gutierrez y T. Grande,

“Bacterial flora in bottled uncarbonated mineral

drinking water”, Canadian Journal of

Microbiology, 33, 1120-1125, 1987.

Actualizado ( Viernes, 04 de Febrero de 2011 19:03 )